Sabaitek

Abajo el universo

Cambia todo cambia, algo nuevo se acerca y tiene pinta de ser bueno. Incluso los límites del universo están cambiando, aparecen nuevas estrellas en el firmamento y surgen nuevas preguntas.

Cada era desarrolla su propio universo, que da respuesta a las necesidades de vida y convivencia de la sociedad. El S.XX se ha quedado atrás, allí quedaron las grandes obras cuadradas de cemento, las guerras y el alboroto. Mucho hemos aprendido del S.XX, grande es el patrimonio que nos ha dejado, pero también nos ha quedado escombro y basura. El nuevo siglo le ha puesto limites al universo que parecía infinito.

Como el aire acondicionado en los hormigueros, la seguridad aérea en los nidos de los pájaros o la despensa ordenada de las colmenas de las abejas, las personas desarrollan su propia arquitectura para protegerse del universo y crear el suyo propio, más amable, más confortable.

Sabaitek surge para cubrir ese servicio. Recuperar los espacios viejos de las ciudades, darles utilidad a las fábricas cerradas, enriquecer el uso de las iglesias, adecuar las viviendas, abastecer de universos el mundo.

Está bien adecuar el mundo a nuestra manera, pero en el futuro tendrán necesidades diferentes, por eso, tan importante como crear nuestro propio universo es no dejar escombro para el futuro.