Blog

  • 05-11-2018

    ¿ESTAMOS A LA ALTURA DE LAS NECESIDADES Y DE LAS TÉCNICAS DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN?

    1.PNG

    No es muy difícil darse cuenta a estas alturas, de cómo la construcción avanza a pasos agigantados. Las tecnologías, materiales y servicios que envuelven al sector no dejan de evolucionar, mejorar y perfeccionarse, lo cual es un fiel reflejo del desarrollo continuo y cada vez más acelerado de nuestra sociedad.

    Debemos entender la evolución de los materiales de construcción. Hace miles de años se utilizaban casi en exclusiva la piedra y la madera. Por el contrario, hoy en día nos encontramos con posibilidades prácticamente innumerables. Esta transformación nos lleva a plantearnos una pregunta ¿estamos a la altura de las necesidades y de las técnicas del sector de la construcción?

    En el caso concreto de los techos tensados, podemos responder con un a esta pregunta. Los techos tensados son un claro reflejo del crecimiento paralelo entre un producto y la evolución de las necesidades de un sector. Esto se debe a que el producto además de contar con los mejores materiales presenta las características necesarias para adaptarse a los continuos cambios que exige el entorno. Hoy en día no es suficiente con tener el mejor material, sino que es necesario que además se ajuste a las diversas necesidades de nuestros clientes en un momento determinado, es decir, nos encontramos con un factor clave: la personalización.

    Para hacernos una idea, según un estudio de Deloitte, un cliente está dispuesto a pagar un 20% más por un producto personalizado frente a otro que no lo sea. Lo cual nos debe llevar claramente a reflexionar acerca de nuestras capacidades. Debemos desarrollar nuestras técnicas y nuestros productos, para que en todo momento la respuesta a la pregunta que hemos planteado en un principio sea un sí rotundo.

    En definitiva, la evolución de la construcción y los techos tensados hoy en día van de la mano, las posibilidades son múltiples, tenemos el futuro a nuestro alcance y no podemos quedarnos atrás.